Mensaje del Sr. Obispo de la Diócesis: «Sigamos trabajando por la paz»

Traemos aquí el mensaje que muestro Obispo, D. José Manuel Lorca Planes, nos dirige con motivo de los atentados terroristas ocurridos en la noche de ayer, viernes 13 de noviembre de 2015, en París, la capital francesa, y en los que han sido asesinadas más de 120 personas. Un auténtico horror.

Pulsando en la siguiente imagen se puede ver el vídeo (dura 1’10 minutos) con el mensaje del Sr. Obispo de la Diócesis:

Pidamos a Dios por las víctimas, para que les conceda el don de la salvación eterna. Pidamos a Dios por sus familias, para que les conceda el consuelo y la fortaleza de la fe cristiana. Pidamos a Dios por los heridos, para que les devuelva la salud y puedan volver con sus familias. Pidamos a Dios por los terroristas, para les conceda el don de la conversión del corazón y del arrepentimiento, y que dejen sus malvados propósitos. Pidamos a Dios el don de la paz para todos los pueblos de la tierra.

¡Santa María, Reina de la paz: ruega por nosotros!

Sagrada imagen de "Santa María, Reina de la Paz". Basílica de Santa María la Mayor, Roma. (Pulsando en la imagen se puede ver ampliada).

Sagrada imagen de «Santa María, Reina de la Paz». Basílica de Santa María la Mayor, Roma. (Pulsando en la imagen se puede ver ampliada).

Detalle de la Sagrada Imagen de "Santa María, Reina de la Paz". Basílica de Santa María la Mayor, Roma. (Pulsando en la imagen se puede ver ampliada).

Detalle de la Sagrada Imagen de «Santa María, Reina de la Paz». Basílica de Santa María la Mayor, Roma. (Pulsando en la imagen se puede ver ampliada).

La Imagen sagrada de la «Regina Pacis» («Santa María, Reina de la Paz») fue encargada por el Papa Benedicto XV, para la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma, como acción de gracias al acabar la primera guerra mundial. La Virgen está sentada en un trono «Regina Pacis y soberana del universo», con una mano está parando el horror de la guerra, y en su cara se destaca una nota de tristeza.

¡Santa María, Reina de la Paz: ruega por nosotros!

El Evangelio del Domingo con el gran San Agustín, la Madre Teresa de Calcuta y la «Liturgia de las Horas»

Ofrecemos el texto del Evangelio que será proclamado este Domingo 8 de noviembre de 2015 (Domingo XXXII del Tiempo Ordinario, Ciclo B) en la Liturgia de la Iglesia. Posteriormente proponemos leer dos comentarios, uno del gran San Agustín y otro de la Beata Madre Teresa de Calcuta, ambos alusivos a esta Palabra del Señor. Y, finalmente, animamos a todos a rezar con un hermoso Himno de la Liturgia de las Horas.

Del Evangelio según San Marcos (Mc 12,38-44)

Esa pobre viuda ha echado más que nadie

Jesús y la viuda pobre«En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y les decía:

-“¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa”.

Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo:

-“Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir”».

Palabra del Señor.

Comentario de San Agustín

San Agustín.

San Agustín.

Del gran San Agustín de Hipona (354-430), Obispo y Doctor de la Iglesia, el más grande de los Padres de la Iglesia en Occidente, y uno de los grandes maestros para la vida de fe —sin duda alguna—, traemos aquí un comentario a este texto del Evangelio.

Nadie dio tanto como la que no reservó nada para sí

«Ignoro, hermanos, si puede encontrarse alguien a quien hayan aprovechado las riquezas. Quizás se diga: “¿No fueron de provecho para quien usaron bien de ellas, alimentando a los hambrientos, vistiendo a los desnudos, hospedando a los peregrinos, redimiendo a los cautivos?” Todo el que obra así, lo hace para que no le perjudiquen. ¿Qué sucedería, si no poseyese esas riquezas con las que hace misericordia, siendo tal que se hallase dispuesto a hacerla, si se hallase en posesión de ellas? El Señor no se fija en si las riquezas son grandes, sino en la piedad de la voluntad. ¿Acaso eran ricos los Apóstoles? Abandonaron solamente unas redes y una pequeña barca, y siguieron al Señor. Mucho abandonó quien se despojó de la esperanza del siglo, como aquella viuda que depositó dos monedas en el cepillo del templo. Según el Señor, nadie dio más que ella.

A pesar de que muchos ofrecieron mayor cantidad, ninguno, sin embargo, dio tanto como ella en ofrenda a Dios, es decir, en el cepillo del templo. Muchos ricos echaban en abundancia, y él los contemplaba (Mc 12,41), pero no porque echaban mucho. Esta mujer entró con sólo dos monedillas. ¿Quién se dignó poner los ojos en ella? Sólo aquel que al verla no miró si la mano estaba llena o no, sino al corazón. La observó, pregonó su acción y al hacerlo proclamó que nadie había dado tanto como ella. Nadie dio tanto como la que no reservó nada para sí. Das poco, porque tienes poco; pero si tuvieras más, darías más. Pero ¿acaso por dar poco a causa de tu pobreza, te encontrarás con menos, o recibirás menos porque diste menos?

Si se examinan las cosas que se dan, unas son grandes, otras son pequeñas; unas abundantes, otras escasas. Si, en cambio, se escudriñan los corazones de quienes dan, hallarás con frecuencia en quienes dan mucho un corazón tacaño, y en quienes dan poco un corazón generoso. Tú miras a lo mucho dado y no a cuánto se reservó para sí ese que tanto dio, cuánto fue lo que en definitiva otorgó, o cuánto robó quien de ello da algo a los pobres, como queriendo corromper con ello a Dios, el juez. Lo que consigues con tu donación es que no te perjudiquen tus riquezas, no que te aprovechen. Porque si fueres pobre y, desde tu pobreza, dieses, aunque fuera poco, se te imputaría tanto como al rico que da en abundancia, o quizás más, como a aquella mujer».

(San Agustín, Obispo, Extracto del Sermón 105 A).

Comentario de la Beata Teresa de Calcuta

Beata Madre Teresa de Calcuta.

Beata Madre Teresa de Calcuta.

Traemos aquí otro comentario de la Beata Madre Teresa de Calcuta (1910-1997), fundadora de la Congregación de las “Misioneras de la Caridad” en el siglo XX, universalmente conocida, respetada y querida por su amor y su vida entregada a los «pobres más pobres», según su misma expresión. Un comentario en el que narra una experiencia preciosa que tuvo con un mendigo, un hecho parecido al de la viuda del Evangelio. Y es que cualquier cosa de Madre Teresa es sumamente edificante. Veámoslo.

Las moneditas a las que renunciaba se convertían en un gran fortuna porque habían sido dadas con tanto amor

«Debéis dar eso que os cuesta dar. No basta con dar solamente eso de lo que podéis prescindir, sino también aquello de lo que no podéis ni queréis prescindir, aquellas cosas a las cuales estáis atadas. Entonces, vuestro don será un sacrificio precioso a los ojos de Dios. A eso lo llamo el amor en acto. Todos los días veo crecer este amor en los niños, en los hombres y en las mujeres.

Un día bajaba yo por la calle; un mendigo se me acerca y me dice: “Madre Teresa, todo el mundo te hace regalos; también yo quiero darte alguna cosa. Hoy he recibido tan solo veintinueve céntimos en todo el día y te lo quiero dar”. Reflexioné un momento; si acepto estos veintinueve céntimos (que no valen prácticamente nada), es probable que él no pueda comer nada esta noche; y si no los acepto, le voy a dar un disgusto. Entonces, extendí la mano y tomé el dinero. Nunca jamás he visto sobre ningún rostro tanto gozo como en el de este hombre por el mero hecho de haber podido dar algo a Madre Teresa. ¡Se sintió muy feliz! Fue para él, que había mendigado todo el día bajo el sol, un enorme sacrificio el darme esa irrisoria cantidad con la que no se podía hacer nada. Pero fue maravilloso también, ya que las moneditas a las que renunciaba se convertían en una gran fortuna porque habían sido dadas con tanto amor».

(Beata Teresa de Calcuta, De su libro Camino de sencillez).

Himno litúrgico

tome_su_cruzFinalmente, podemos orar con este hermoso poema del Sacerdote español José Luís Martín Descalzo, que pasó a la Liturgia de las Horas como Himno de Laudes del Lunes de la Semana II del Salterio. Oremos con humildad, con sencillez, con sinceridad…, para que no se seque el amor puro, para que no se seque la caridad…

Hoy que sé que mi vida es un desierto

«Hoy que sé que mi vida es un desierto,

en el que nunca nacerá una flor,

vengo a pedirte, Cristo jardinero,

por el desierto de mi corazón.

Para que nunca la amargura sea

en mi vida más fuerte que el amor,

pon, Señor, una fuente de alegría

en el desierto de mi corazón.

Para que nunca ahoguen los fracasos

mis anisas de seguir siempre tu voz,

pon, Señor, una fuente de esperanza

en el desierto de mi corazón.

Para que nunca busque recompensa

al dar mi mano o al pedir perdón,

pon, Señor, una fuente de amor puro

en el desierto de mi corazón.

Para que no me busque a mí cuando te busco

y no sea egoísta mi oración,

pon tu Cuerpo, Señor, y tu Palabra

en el desierto de mi corazón.

Amén».

Himno litúrgico», de Laudes del Lunes de la Semana II del Salterio).

Jesus pan de vida

San Nicolás estrena iluminación nueva en su camarín

Algunas personas nos habían expresado su opinión al respecto, y en diversas ocasiones: el magnífico e inigualable Retablo mayor de nuestra iglesia parroquial está muy bien iluminado, pero la imagen sagrada de nuestro Patrón, que, ubicada en su camarín, está en la parte interna o más profunda del mismo, queda un tanto obscurecida o ensombrecida, por lo que no se ve bien del todo.

Ciertamente, no les faltaba razón.

la foto-28Así, pues, nos pusimos manos a la obra. Y, desde hace unos días, el camarín de San Nicolás tiene nueva luz. Se ha instalado un pequeño sistema de iluminación “LED”, del mismo tono cálido que la iluminación del resto del Retablo, para que guarde la armonía del conjunto; y se ha puesto en la parte interior, por lo que no se ve nada desde fuera. Y aquí está el resultado. Ahora, la imagen de San Nicolás destaca en el centro de su Retablo.

Quienes han percibido la pequeña diferencia nos han dicho que les ha gustado la nueva iluminación. En verdad, desearíamos que guste a todos. Y que San Nicolás tenga el protagonismo que merece dentro de su Retablo y de su iglesia.

En las fotos que adjuntamos se puede ver la diferencia, y cómo queda ahora el Retablo con la nueva iluminación del camarín de San Nicolás (pulsando en las fotos se pueden ver ampliadas).

El camarín de San Nicolás antes de instalar la nueva iluminación:

San Nicolás.Camarín sin luz

El camarín de San Nicolás en la actualidad, con la nueva iluminación ya instalada:

San Nicolás.Camarín con luz

la foto-30la foto-32la foto-4

 

Veneración de las Reliquias de los 14 Santos que están custodiadas en nuestra Parroquia

El pasado Domingo 1 de noviembre de 2015, Solemnidad de «Todos los Santos», y su víspera, pudimos venerar nuevamente las sagradas Reliquias de los catorce Santos que custodia nuestra Parroquia de San Nicolás de Murcia.

Éste es el cuarto año consecutivo que realizamos este gesto, imitando lo que se hace también este mismo día en la Basílica de San Pedro del Vaticano. En efecto, el día de «Todos los Santos», en el Altar Mayor (Altar de privilegio Papal) de la Basílica de San Pedro en Roma, bajo el Baldaquino de Bernini y de la impresionante cúpula del gran Miguel Ángel, se exponen, para veneración pública de los fieles, las Reliquias de los Santos presentes en la Basílica, llenando aquellas el Altar por completo. Y en las celebraciones litúrgicas, particularmente en la celebración solemne de las Vísperas de esa tarde, son incensadas como gesto de veneración y del culto litúrgico tributado a los Santos.

la foto-4Por nuestra parte, aunque de forma más modesta, también exponemos las Reliquias de los 14 Santos presentes en nuestra iglesia parroquial, entre las que destaca la sagrada Reliquia ex ossibus de San Nicolás de Bari, nuestro Patrón. Colocadas delante del Altar Mayor, pueden ser veneradas por todos. Y al finalizar las celebraciones de la Misa, con el canto del Magníficat de la Virgen María, también son incensadas como gesto de veneración litúrgica.

Se trata, en definitiva, de un gesto emotivo lleno de fe y devoción, de amor y de cariño expresado a estos Santos, «amigos de Dios» y hermanos nuestros, que nos han precedido en el camino de seguimiento y de amor a Cristo, y nos ayudan con el ejemplo de su vida y con su intercesión. No olvidemos que a la protección e intercesión de estos 14 Santos encomendamos a todas las familias de nuestra Parroquia, nuestras intenciones, necesidades y toda la actividad pastoral de nuestra comunidad parroquial. A ellos, a quienes tenemos tan cerca que podemos ver y tocar sus sagradas Reliquias, les pedimos con toda confianza que nos obtengan la gracia y la misericordia de Dios.

Pulsando aquí puedes saber quiénes son los Santos a quienes pertenecen estas 14 Reliquias, y la información que sobre ello ofrecemos en nuestra web.

A continuación adjuntamos unas fotos relativas a este acontecimiento (pulsando en las fotos se pueden ver ampliadas).

la foto-8la foto-10la foto-12la foto-16la foto-20la foto-26