Cáritas parroquial

Como es bien sabido, «Cáritas», en sus distintos niveles (parroquial, diocesano, nacional, internacional) es, por así decir, el cauce institucional por el que la Iglesia ayuda a los necesitados. Las necesidades son inmensas, y más hoy en día, y la ayuda que ofrece Cáritas es múltiple y en diversas direcciones. «Cáritas» es la Iglesia Católica. Todos y cada uno de los cristianos somos «Cáritas».

En nuestra Parroquia existe un grupo de Cáritas: personas voluntarias que dedican parte de su tiempo a atender a los hermanos más necesitados. La ayuda que podemos ofrecer consiste tanto en dar alimentos, ropa, enseres propios de los niños pequeños, etc.; como también pagar recibos de electricidad, agua, gas…, cuando la necesidad es urgente; y también asesoramiento en asuntos burocráticos… La ayuda es a veces tan variada como las necesidades. Aunque también aquí las necesidades superan con mucho nuestras posibilidades, necesidades que en ocasiones son verdaderamente dramáticas.

El grupo de «Cáritas parroquial» no hace sino encauzar la ayuda que todos aportamos en la Parroquia a los que más lo necesitan, previo estudio de las necesidades particulares. Por todo lo cual, la petición de colaboración con «Cáritas» es siempre perenne y no cesa. Siempre necesitamos donación de alimentos no perecederos, ropa, enseres para los niños pequeños, donativos en metálico en el “Buzón de Cáritas” que hay en el interior de nuestra iglesia parroquial, etc. Animamos a todos a seguir colaborando, pues «Cáritas» somos todos.

El grupo de Cáritas de nuestra Parroquia atiende, especialmente, todos los miércoles, de 12 h. del mediodía a 2 h. de la tarde, y de 6 h. a 8 h. de la tarde, en los salones parroquiales. Aquí podemos también llevar la ayuda en especie.